Veracruz, Ver.

     
CIENCIA Y TECNOLOGíA


Experiencias extracorpóreas: ¿neurociencia o fenómeno paranormal?



Muy Interesante / Estados Unidos / Viernes 21 de julio del 2017

Los informes de experiencias fuera del cuerpo varían enormemente. Desde una fugaz sensación de que el cuerpo y la mente están libres, a una sensación de flotar lejos del cuerpo físico. Las experiencias extracorpóreas han fascinado a la humanidad desde hace siglos, moviéndose entre la creencia espiritual y la mitología. Afortunadamente desde hace unos años, la ciencia ha prestado una atención más seria a este campo. Exploramos lo que conoce la ciencia hasta el momento.

¿Cuándo ocurren estas experiencias extracorporales?

La ciencia las ha dividido en dos categorías: experiencias espontáneas e inducidas. Las primeras aparecen justo antes de quedarnos dormidos dormidos o justo antes de despertarnos, esto es, asociadas al sueño. Es más probable que ocurran cuando el sueño no es muy profundo. También ha habido casos de experiencias extracorporales espontáneas tras o durante un esfuerzo físico extremo, así como en momentos cercanos a la muerte o en la práctica de la meditación.

Desde un punto de vista científico, las experiencias extracorporales inducidas ofrecen una visión más clara en la base física. Estas pueden ser provocadas por drogas (alucinógenas y disociativas como el LSD o la ketamina); privación sensorial (información sensorial demasiado escasa como en un tanque de flotación o todo lo contrario, un exceso de información sensorial; fuerza G excesiva (pilotos y astronautas suelen experimentarlas, puesto que al exponer el cuerpo a fuerza G extrema, la sangre puede drenarse parcialmente de ciertas partes del cerebro, lo que puede inducir a una experiencia extracorpórea).

En este caso, las experiencias extracorporales se producen como parte de un fenómeno llamado "pérdida de conciencia inducida por la gravedad".

No sólo la fuerza G extrema puede generar estas experiencias en los pilotos. También durante vuelos estándar, los pilotos pueden soportar experiencias sensoriales extrañas, que se denominan 'desorientación espacial'. La desorientación espacial es considerada uno de los factores más comunes que contribuyen a los accidentes de aviación.

Verificación de la percepción


Quizás el aspecto más controvertido de las experiencias extracorpóreas es la percepción verídica, en la que el espectador siente que es capaz de flotar literalmente fuera de su cuerpo y presenciar algo o ver a alguien que no podría haber visto de otra manera. Como el caso de una paciente de cirugía cerebral que se sometió a una operación increíblemente invasiva para eliminar un tumor, Pam Reynolds. Tras la cirugía, fue capaz de describir los aspectos del procedimiento quirúrgico durante un momento en que estaba clínicamente muerta. Reynolds afirmó haber visto la escena durante una experiencia extracorporal.

Aunque el escepticismo abunda, los defensores de la vida después de la muerte han utilizado repetidamente esta historia como "evidencia" de la capacidad de flotar más allá del cuerpo. Por ahora, no son más que historias inverificables.

Estudios científicos


El estudio AWARE de 2014 fue la primera investigación científica seria a gran escala para examinar las experiencias cercanas a la muerte y abordó la posibilidad de la percepción verídica durante una experiencia extracorpórea.

La investigación contó con múltiples hospitales y se realizaron cientos de entrevistas con supervivientes de paro cardiaco. Aunque solo hubo dos experiencias extracorporales verídicas durante el estudio, ninguna de ellas pudo relacionarse con precisión. La siguiente fase del estudio será AWARE II. Esta segunda fase se trata de un estudio observacional de dos años con 900-1500 pacientes. "El estudio abrirá la puerta a una investigación más amplia sobre lo que sucede cuando morimos", escribe Jerry Nolan, Editor en jefe de Resuscitation Journal.

El papel del cerebro

La unión temporoparietal es el área del cerebro que se activa cuando emitimos un juicio de valor moral sobre el comportamiento de otras personas, por ejemplo. Asimismo este pequeño rincón del cerebro actúa como un excelente núcleo de información entre diversas regiones de nuestro cerebro, pues integra la información del entorno externo, así como de dentro del cuerpo, de ahí que pueda ser un elemento clave en las experiencias extracorporales.

Nuestras personalidades, emociones, recuerdos y deseos son poco más que picos y valles en los niveles de energía y oleadas de sustancias químicas de nuestro organismo, esto lo sabemos, pero nuestro cerebro normalmente no nos permite sentirlo.

¿Podría entonces nuestro cerebro fabricar una experiencia extracorporal?








Correo electrónico

redaccionpv@gmail.com