Veracruz, Ver.

     
De un plumazo


Emisaria del pasado

Jueves 23 de Noviembre del 2017

La percepción social es cierta, inamovible: el remedio resultó peor que la enfermedad, pero no somos tontos para volver al pasado inmediato.
El coraje e indignación hacia los saqueadores que dejaron al estado en la bancarrota económica y social, no se irán espontáneamente.
Los priistas -que los hay muchos- deben entender que, si pretenden ser competitivos en el proceso electoral que desembocará el domingo 1 de julio, deben cerrar el paso a los emisarios de este pasado podrido.
Carolina Gudiño Corro, en sus tiempos de cenit político, en el discurrir del fidelato, se sentía tocada por los dioses del poder totalitario.
Y así actuaba: con prepotencia, arrogancia, nula diplomacia y dialogo.
Sabedora de su intima relación política con su padrino político, era un elefante en la sala.
Ahora, Carolina, quien desdeñó a empresarios, líderes de opinión, luchadores sociales, activistas varios, quiere revivir las glorias que le llegaron por imposición autoritaria.
¿Qué busca Carolina Gudiño Corro? ¿Ir a una diputación, al Senado? ¿Perder ahora por margen de cuatro a uno ante sus adversarios?
El PRI, con estos personajes, está destinado al más estrepitoso fracaso.
No entienden los rojos.
Pepe Yunes quiere salir del hoyo, cavando más hondo.



 





Correo electrónico

redaccionpv@gmail.com