Veracruz, Ver.

     
CIENCIA Y TECNOLOGíA


La ciencia descarta que vivamos en Matrix



Muy Interesante / Londres / Domingo 15 de octubre del 2017

¿Qué es real? ¿Es realmente así el mundo tal y como lo percibimos nosotros? ¿Podría la realidad ser únicamente una simulación por ordenador? Es decir, ¿vivimos en Matrix? Imposible, según la física cuántica; la realidad nunca puede ser perfectamente simulada si se tiene en cuenta la complejidad cuántica. Lo ha demostrado teóricamente un equipo de científicos de la Universidad de Oxford (Reino Unido) pues partiendo de la teoría cuántica, no es posible crear una simulación informática del mundo que vivimos.


En Matrix, la realidad es una simulación tecnológica creada por ordenadores superpotentes. A la luz de este estudio publicado en la revista Science Advances, un ordenador tan poderoso como para contener todo el universo en toda su inmensidad de -complejas- manifestaciones, no podría ser construido. Esta realidad, que se hizo popular en 1999 tras el estreno de la película protagonizada por Keanu Reeves, sigue, por tanto, quedándose en el mundo de la ficción.

Afortunadamente, la trama de "The Matrix" no solo es inverosímil, sino imposible (ni con ordenadores cuánticos, pues una simulación con elementos a nivel cuántico sólo podría modelar un número limitado de objetos).

Los físicos cuánticos Zohar Ringel y Dmitry Kovrizhin, de la Universidad de Oxford y la Universidad Hebrea en Israel llegaron a esta conclusión tras intentar una simulación por ordenador de un fenómeno cuántico que ocurre en metales y comprobaron que esa simulación era imposible por una cuestión de principio, pues la potencia de cálculo necesaria para simular el universo hasta el nivel cuántico requeriría una memoria construida a partir de más átomos de los que hay en el universo mismo. Comprobado con el método de Monte-Carlo (QMC, quantum Monte Carlo).


En otras palabras, gracias a la inmensa complejidad del fenómeno cuántico, la simulación del universo tal como lo entendemos actualmente es fundamentalmente un problema insoluble. Así, si para cada partícula extra se tuviese que duplicar el número de procesadores, la memoria, electricidad... del superordenador, entonces esta tarea se vuelve inadmisible porque el universo cuántico no parece tener límites.

A pesar de cómo pueda sonar esto, en realidad es una buena noticia si alguna vez te has planteado que nuestro mundo podría ser básicamente una simulación por ordenador. Esto significa que no hay forma de que un algoritmo informático pueda dar sentido a las rarezas que ocurren a nivel cuántico.

"Nuestro trabajo proporciona un intrigante vínculo entre dos temas aparentemente no relacionados: anomalías gravitacionales y la complejidad computacional. También muestra que la conductancia térmica de Hall -efecto Hall- es un verdadero efecto cuántico: uno para el cual no existe ningún análogo clásico local", explica Zohar Ringel, coautor del trabajo.


Siendo concretos, estos resultados no evidencian que el universo no pueda ser una simulación informática pero, al menos, no podría ser una simulación que se pueda ejecutar en cualquier sistema informático creado por el ser humano hasta ahora. ¿Aún quieres escoger la pastilla roja?






Correo electrónico

redaccionpv@gmail.com