Veracruz, Ver.

     
Alejandra Herrera




Hashtag #Veracruz

Nos deben y nos tienen que pagar



Martes 31 de Enero del 2017

A la rectora Sara Ladrón de Guevara le salió el tiro por la culata. No logró la autonomía financiera de la máxima casa de estudios, la cual trae arrastrando un déficit económico importante, desde que Javier Duarte dejó de pagar alrededor de 2 mil 300 millones de pesos.

Sara le apostó al PAN y le apostó a Miguel Ángel Yunes, creyendo que obtendría beneficios. Utilizó a la comunidad académica para salir a las calles a protestar contra el PRI y contra el gobernador en turno y sumar votos al que sería el candidato de la alianza Para Rescatar Veracruz.

“Nos deben y nos tienen que pagar”, fue la frase que utilizó la rectora aquel marzo del año pasado, previo al inicio del proceso electoral para elegir al nuevo gobernador.

Con la participación de miles de estudiantes, funcionarios, jubilados, egresados y trabajadores de la UV que participaron en la marcha “por la defensa de la universidad y de la educación superior pública en Veracruz”, Sara abarrotó la Plaza Lerdo a pesar de la lluvia que se registró ese día.

“Nos deben el derecho a soñar, nos deben la esperanza de un mejor futuro, nos deben la confianza en las instituciones, nos deben una juventud sin miedos, nos deben a los desaparecidos, nos deben la paz de los violentados y sus familias y nos deben recursos que son su obligación porque no son de ellos”, fue el discurso que la encumbró.

Después la Universidad Veracruz se convirtió en la bandera de los candidatos a gobernador, todos prometiendo la autonomía financiera no con un cuatro, sino con un cinco por ciento del presupuesto estatal.

Y es que en campaña, todos los candidatos prometen la luna y las estrellas y esta no fue la excepción.

El candidato de la alianza Para Rescatar Veracruz fue más metículoso al asegurar que el tema tendría que ser analizado en conjunto con la máxima casa de estudios.

No obstante, la rectora pensó que ya se había granjeado al actual gobernador y que con eso bastaba para que las finanzas de la UV mejoraran para este año. No contó con la situación financiera que actualmente impera en el estado y con un Congreso donde el PAN no tendría la mayoría.

De avanzada de la UV, se fue Clementina Guerrero García “La Tula” a la Secretaría de Finanzas del Gobierno del estado, donde se topó con la realidad. Las arcas estatales vacías.

La autonomía presupuestal de la Universidad Veracruzana está más que lejos y de acuerdo con las estimaciones, se podría alcanzar hasta el 2023, cuando haya las condiciones económicas para designar el cuatro por ciento del presupuesto estatal.

La iniciativa del repudiado ex gobernador, Javier Duarte de Ochoa, era mejor. Le dotaría de tres por ciento del presupuesto estatal a la máxima casa de estudios, pero fue rechazada.

Hoy ni el tres ni el cuatro. El Congreso del Estado aprobó el 2.58 por ciento de presupuesto para este año 2017.

El Congreso autorizó aumentar de manera gradual el presupuesto de la Universidad, con lo que para 2017 se destinaría un 2.58 por ciento del ejercicio, mientras que para 2018 se alcanzaría un 3 por ciento, que crecería progresiva y anualmente hasta alcanzar el anhelado 4 por ciento.

Ni modo, la autonomía presupuestal de la UV se quedó esperando y Sara Ladrón de Guevara… también.




 



Correo electrónico

redaccionpv@gmail.com