Veracruz, Ver.

     
Melissa Castro




Poquito de nada

Televisión, educadora sexual



Martes 1 de Noviembre del 2016

La educación sexual en México se da a partir de cuarto año de primaria, y no se repite hasta secundaria. El tema se aborda de la forma más básica posible. Tan sólo hablar sobre los órganos reproductores femeninos y masculinos, con sus funciones biológicas típicas, en plena intención de educar sobre los cambios que se están produciendo en esos niños a un salto de la adolescencia.

En el aula, la profesora Alejandra López Osorio enfrenta a una mínima cantidad de ocho niños, en una escuela de baja matrícula, ubicada en la zona urbana de Boca del Río. Es un colegio particular, en la colonia Revolución.
Ahí, estos ocho niños se comprenden de cuarto a sexto grado, y por igual recibieron la primera clase de sexualidad. A esto, la profesora decidió limitarse en extremo a lo que ella consideraba su deber, y cualquier pregunta según su criterio, recibió el exhortó a ser formulada, nuevamente, a los padres del niño de la duda.

La única pregunta que se reservó responder fue sobre la eyaculación precoz, fenómeno sobre el que opinó, no se relacionaba de forma inmediata con niños de menos de 12 años. Sin embargo, cuestionó al pequeño sobre el origen de la información que lo llevó a preguntar, y el pequeño señaló a un comercial de televisión sobre el problema.
El resto de las preguntas fueron completamente pertinentes al tema, con absoluta curiosidad, sin caer en vergüenza o broma alguna. Ningún niño en esta pequeña escuela conocía nada sobre lo que se aprendió ese día en la clase.

Y sus padres, por otro lado, no se involucraron.
Sin embargo, a principio de curso, la directora del plantel, Amalia Hernández recibió unos libros de enseñanza primaria, con contenido diferente al estrictamente biológico. Dichos libros correspondían a una editorial ajena a la SEP, y fue un vendedor quien los llevo a la primaria Centenario de Juárez.

Pero esta clase de libros, incluso con indicación de pertenecer a la SEP, tomaron notoriedad a través de Facebook y otros medios como Twitter, donde se difundía una postura en contra de su contenido, que a ojos de muchos, defendían la Ideología de Género.

Se trata de una postura que se está construyendo desde hace un siglo o más, con los movimientos sufragistas de las mujeres, como marcador principal, al igual que con la construcción social de la superioridad en derechos civiles, dignidad y en mayor poder económico de los hombres, conocido típicamente como machismo. Tras esto, y durante la revolución industrial se persigue la inmersión de la mujer en el trabajo, exigiendo semejanza a los "privilegios" que los hombres tienen en las industrias.

Esto construye los movimientos feministas, con los cuales también surge el movimiento igualitario, cuya intención es otorgar a hombres y mujeres los mismos derechos, obligaciones, prestaciones y oportunidades. Sin considerar, pues, las diferencias que pudieran existir entre uno y otro, según observado por académicos como un fenómeno semejante a las corrientes políticas comunistas.

Esto fortaleció la idea que no todos necesitan lo mismo, desencadenando la equidad de género, que persigue hacer de las diferencias, fortalezas.

Aquí se marca el interés que tiene el Frente Nacional por la Familia. Les preocupa la idea de cuan profundo está ideología pueda entrar a los niños, modificando lo que corresponde típicamente a los roles masculino y femenino, pues este movimiento social observa solo la parte reciente de la ideología de genero, en la que comienza a reconocer de forma positiva, cualquier concepto de identidad que el humano tenga sobre su género sexual.

En realidad, este grupo defensor de lo que llama Familias Naturales, señalado como padre y madre, ejemplificado a menudo con las figuras bíblicas de María y José como modelo ideal de familia, no juzga el papel del hombre y de la mujer en la sociedad, idea central de la Ideología de Género, mientras mantengan su identidad como heterosexuales, único elemento al que se refieren cuando juzgan la mencionada Ideología.

Sin embargo, su preocupación no termina ahí. Le interesa sobre todo, el reconocimiento que la Constitución pueda hacer en favor de los hombres y mujeres homosexuales, concretamente, en matrimonios igualitarios y la adopción de niños. Así lo señala Arantxa Martínez, joven católica que forma parte de un grupo que se dedica al estudio de la Biblia.

Esta preocupación surge a razón de la iniciativa pro matrimonios gays, que el presidente de la República envío al Congreso de la Unión, en mayo de 2016.

Es en este marco que comenzó a circular por las redes sociales libros de la SEP con enseñanzas de la Ideología de Género, a menudo referido como una estrategia de Enrique Peña Nieto para implantar el favor hacia su iniciativa.

Sin embargo, y sin necesidad de ir a una primaria, es posible encontrar en internet los libros que la SEP distribuye, para de este modo hacer la consulta de su contenido, que carece de inclinación alguna en favor o en contra de las personas homosexuales. Más aun, no contienen información en relación, pues tan solo se dedican a educar sobre la reproducción, los cambios físicos en la adolescencia y conocer el cuerpo humano, todo con la enseñanza de llevar una vida de salud.



 



  COLUMNAS ANTERIORES


Correo electrónico

redaccionpv@gmail.com